Importancia de las bandas sonoras en las películas

Posiblemente cuando ves películas, escuchas de fondo música circunstancial o que bien forme parte de una escena trascendente. Sí, estas escuchando la banda sonora del film.

Se conoce como banda sonora la parte de sonido y la edición de los sonidos musicales que transcurren a lo largo de una producción cinematográfica. Las bandas sonoras también forman parte de los videojuegos, series de tv y obras de teatro.

Pueden ser producidas a partir de música que existe con anterioridad, pero cuando se trata de aquella música creada de forma original, se le conoce como banda sonora original (BSO) u Original Soundtrack (OST por sus siglas en inglés).

Al hablar de bandas sonoras cinematográficas, se puede entender que existen dos tipos entre los que podemos mencionar las bandas sonoras magnéticas y las bandas sonoras ópticas.

Las de tipo magnético están asociadas a la inserción de bandas de grabación magnéticas ubicadas en los bordes de una tira de película. El proyector cuenta con un aparato capaz de leer estas bandas al mismo tiempo que presenta la imagen.

Ahora bien, las bandas sonoras ópticas están asociadas con zonas de oscuridad y luz que son transformadas en impulsos eléctricos, creándose el sonido en una película.

Los comienzos de las bandas sonoras del cine

Si bien es cierto que las películas mudas estuvieron de moda por mucho tiempo, los cineastas querían llegar más allá incluyendo sonidos en sus producciones, de modo que el cine tuviese mayor parecido con el mundo real. Años más tarde se incluiría el color.

Pero a finales del siglo XIX, ya se estaban empezando a acumular esfuerzos con la creación del quinetófono, un artefacto capaz de combinar la mecánica fílmica y el sonido. En la creación de este aparato intervinieron ingenieros, cerrajeros y otros especialistas.

Mientras tanto la música se transmitía en directo al mismo tiempo que se reproducía una película cinematográfica, de modo que distintos músicos tenían presencia en los auditorios. Eso significó el auge de películas musicales con o sin baile.

Esto representaba una novedad para el público de la época, a lo que los directores de cine empezaron a experimentar con la música en los filmes. Éstos integrarían en las escenas de sus producciones a músicos para mostrar el origen de la música que sonaba.

Sin embargo esto parecería chocante para algunos directores como ocurrió con Alfred Hitchcock en su película “Bote Salvavidas”, no colocando música en el filme pues no se podía incluir músicos en medio del mar.

Este hecho propiciaría que se crearan aparatos capaces de reproducir el video en las películas al mismo tiempo que su música, ya que las bandas sonoras son como un personaje adicional en una producción cinematográfica.

Significancia de las bandas sonoras

En la época de los años 60, se integraría música realizada por artistas comerciales, lo que propiciaría la decadencia de las bandas sonoras creadas por compositores.

Afortunadamente ha habido un resurgir en las bandas sonoras gracias al talento de compositores como John Williams, Hans Zimmer, James Horner o Vangelis, y dicha música ha podido ser comercializada de forma física o digital.

La venta de bandas sonoras representa una entrada adicional para quienes hacen películas, sin mencionar que el escuchar esta música nos transporta a una atmósfera de querer ver otra vez esa película predilecta.