¿Por qué Antoni Tapies no gusta a todo el mundo?

Por mucho tiempo se ha mencionado el legado del pintor catalán Antoni Tapies, considerado como uno de los principales exponentes del informalismo, y su obra fue desarrollada a lo largo del siglo XX mientras estuvo activo como pintor y escultor.

Tanto es así que sus obras disfrutan del estudio y preservación en la Fundación Antoni Tapies, ubicada en Barcelona, España. Nombrado Marqués de Tapies por parte del rey Juan Carlos, dada la relevancia de la que goza cada una de sus obras

Sin embargo, debido a que el arte es considerado subjetivo, no a todos les puede gustar el tipo de trabajos realizados por el famoso pintor, de modo que sus creaciones hoy en día son material de polémica entre los críticos de arte.

Por ello mencionaremos los aspectos que más desagradan a los críticos respecto a la obra de Tapes, pues su obra no tiene necesariamente por que agradar a todo mundo.

  1. Su formación autodidacta

Un cerrajero puede tener formación autodidacta en sus inicios, pero luego debe acudir a cursos preparatorios para poder desarrollar su oficio a plenitud, en aras de convertirse en el mejor profesional de su ramo.

Para los artistas plásticos no ocurre lo mismo, pues por lo menos debe tener influencia de algún maestro en cuestiones de arte, ya sea imitándolo y luego realizando obras bajo la misma técnica con la que trabajaban pintores y escultores antiguos.

De Tapies se dice que era autodidacta, pero eso no es del todo cierto pues en algún momento copió obras de Picasso y Van Gogh, además de estar influido por el dadaísmo y el surrealismo.

  1. Cambio constante de estilo

Una de las cosas que mayormente son criticadas de Antoni Tapies, es que vagó por muchos estilos de pintura y escultura, para ser finalmente reconocido como exponente del informalismo.

Incluso el mismo Van Gogh, pese a tener la peor técnica en su estilo, se mantuvo constante y muchas de sus pinturas guardan elementos característicos del impresionismo.

Eso hace ver a Tapies como un artista desordenado e indisciplinado, teniendo en cuenta que no tuvo mucha instrucción profesional en materia de arte.

  1. Su incomprensible “lenguaje de símbolos”

Podemos ver que muchas de las obras de Tapies están plagadas de letras y símbolos, entre los que se encuentran la T (de Tapies, o Teresa su mujer), A (proveniente de Antoni, su nombre), cruces, estrellas y otros elementos.

Parte de los símbolos y letras que se incluyen en sus pinturas tienen que ver con su concepción de la vida, pero eso hace que un universo considerable de personas no se identifique con lo que expresó este en sus lienzos.

Por ejemplo, Tapies coloca mucho las letras M y S en sus pinturas, las cuales significan “Muerte” y “Segura”, respectivamente.

No en todos los idiomas esas palabras tienen el mismo significado, por lo que una persona que quizás no entienda la abstracción de sus obras, menos lo hará con los símbolos.

En todo caso, sus pinturas y esculturas calaron en una sociedad que requería de este tipo de artistas, y por eso su labor fue reconocida de múltiples maneras.