Cómo elegir un instrumento para tocar

Cuando somos niños vamos despertando interés por la música, bien sea porque hemos visto a otros niños tocar o porque nuestros padres nos van mostrando los distintos instrumentos. Sea como sea, del descubrimiento aparece la atracción y nos disponemos a aprender.

Para nadie es un secreto que tocar un instrumento cuando somos niños no es más que una moda; es decir, uno en realidad no sabe lo que quiere pues no sabe que es tocar un instrumentos, más bien nos guiamos por lo que vemos en la otra persona.

Si bien, eta es una buena manera de comenzar en la música, siempre es recomendable que vayamos descubriendo el instrumento que realmente nos apasiona y dedicarnos a ello.

Una manera rápida para elegir el instrumento que vamos a aprender es pasar por todos los que estén a nuestro alcance determinar con cual  sentimos más empatía.

No se trata de escoger el que se nos haga más fácil o algo por el estilo, más bien debe ser el que nos cause mayor interés y el que genera más pasión.

Muchos niños se destilan por la batería o por la guitarra porque son los más conocidos y los que se ven más divertidos, pero luego se dan cuenta de que esos no son instrumentos para ellos, es por eso que es fundamental, probar y descartar hasta dar con el indicado.

Muchos de los que encuentran su instrumento a temprana edad le dedican más tiempo a su estudio y aun siendo pequeños tocan muy bien el instrumento, al punto de ser verdaderos profesionales en la materia.